Educación, la llave maestra para cambiar al mundo

  12 de Agosto de 2022

Educacion_la_llave_maestra_para_cambiar_al_mundo

   Compartir

   Compartir

  Para Papás, Tecnología

“Dale un pescado a un hombre y comerá un día. Enséñale a pescar y comerá todos los días”.
Lao-Tse

La educación es una llave maestra. ¿Quieres saber por qué?

En 1948 Costa Rica suprimió las armas y las cambió por libros. El 1 de septiembre de ese año el presidente José Figueres firmó el decreto que ponía fin a las Fuerzas Armadas. El dinero se fue a otros rubros, entre ellos educación. Hoy Costa Rica es el primer país de Centroamérica con una matrícula completa en Primaria. Su Índice de Desarrollo Humano (IDH) es de 0,81, categoría de “muy alto”.

En 1945 Corea del Sur logró liberarse de Japón. En adelante todos los gobiernos, más allá de su tendencia política, mantuvieron el eje en la educación. Hoy los coreanos ven en la educación casi la única vía para contribuir al crecimiento económico del país. Con un Índice de Desarrollo Humano de 0.916, Corea del Sur es una de las economías más desarrolladas del mundo.

Hasta 1970 Finlandia era el país más pobre del norte de Europa. Con una economía sustentada en la explotación de la madera, no aparecía en ningún ránking de competitividad. En los 80 inició su modernización. Hoy Finlandia tiene el mejor desempeño del mundo en índices como balance vida-trabajo, calidad medioambiental, relaciones sociales, seguridad y satisfacción ante la vida.

Los tres ejemplos anteriores son reales y fácilmente rastreables. Los tres tienen también un aspecto en común:

Costa Rica, Corea y Finlandia apostaron a la educación como motor de desarrollo.

Los resultados positivos están a la vista.

Es un hecho: la educación es la vía más rápida y efectiva para desarrollar de manera sostenible a un país. Y ese desarrollo no solo se refiere a los índices económicos, sino también a la calidad de vida de las personas y a asegurar el futuro.

La ONU define el desarrollo sostenible como “la satisfacción de las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”. ¿Qué efectos aporta la práctica educativa hacia ese objetivo? El efecto inmediato es integrar a las nuevas generaciones a la producción económica. Según cálculos del Banco Mundial, un año adicional de escolarización puede aumentar los ingresos en un 10 % al año.

Pero no se trata solo de números. La economía es importante (hay consenso en que un país sin crecimiento económico difícilmente puede avanzar en la calidad de vida de sus ciudadanos), pero el objetivo final es que ese bienestar económico se refleje en cómo las personas viven.

¿Por qué la educación tiene la capacidad de desarrollar a los países más allá de mejorar los indicadores económicos?

Veamos algunas respuestas.

BIENESTAR MÁS ALLÁ DE LOS NÚMEROS

La educación incrementa la productividad laboral, genera capital humano preparado, aumenta la innovación mediante nuevos conocimientos sobre nuevas tecnologías, procesos y productos, y facilita la difusión de conocimiento e información para la implementación de tecnologías externas. Es decir, la educación es base del crecimiento económico a largo plazo. No es casualidad que los países ubicados en el top 10 de la prueba PISA sean también aquellos mejor situados en los rankings de competitividad y PIB per cápita, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero, ya lo hemos dicho, las ventajas de la educación van mucho más lejos que solo mejorar los índices económicos. Un breve repaso por el documento El desarrollo sostenible comienza por la educación, publicado por la ONU, nos da luces. Cada una de las afirmaciones se acompaña de uno o más ejemplos concretos que permiten comprobarlas.

  • La educación permite salarios más elevados en los empleos formales. En promedio, en el África Subsahariana un año de educación se traduce en un salario un 10% superior.
  • La educación permite escapar de la pobreza crónica. En Etiopía la pobreza se redujo a la mitad desde 1995. De 1994 a 2009, los hogares rurales en los que el cabeza de familia había finalizado la enseñanza primaria tenían un 16% menos probabilidades de encontrarse en una situación de pobreza crónica.
  • La educación mejora la vida de los trabajadores no formales. En Uganda, los propietarios de empresas familiares con primaria terminada ganan 36% más que aquellos que carecían de estudios. En Tailandia, un año de escolarización se traduce en un aumento de un 7% de los activos del hogar.
  • La educación contribuye a un aumento de los ingresos de los agricultores. Los agricultores con estudios pueden interpretar y responder mejor a la información nueva para, por ejemplo, utilizar más provechosamente los abonos, adoptar medidas de conservación del suelo y de lucha contra la erosión.
  • La educación genera prácticas higiénicas y de salud adecuadas. Al alcanzar un año de edad los niños cuyas madres completaron secundaria tienen 48% menos de posibilidades de sufrir retraso del crecimiento en Andra Pradesh (India) y 60% en Perú.
  • La educación ayuda a garantizar micronutrientes esenciales. En Bangladesh, cuando ambos padres han cursado parte de la enseñanza secundaria la dieta es un 10% más diversificada que cuando ninguno de los progenitores tenía estudios de ningún tipo.
  • En los países de altos ingresos la educación ayuda a reducir la obesidad. Australia, Canadá, República de Corea y Reino Unido muestran que impartir consejos sobre una sana alimentación y el control del peso tiende a ser más eficaz con personas que han cursado estudios.
  • La educación de las madres ha salvado la vida de millones de niños. Entre 1990 y 2012, el número de muertes de niños menores de 5 años disminuyó de 12,6 millones a 6,6 millones, de las que 6,1 millones ocurrieron en países de ingresos bajos y medianos bajos.
  • La educación ayuda a contener enfermedades. Según la Encuesta Mundial de Salud, las probabilidades de que las personas encuestadas no declaren tener mala salud aumentan 18% entre las que han terminado el primer ciclo de la enseñanza secundaria.
  • La educación impulsa a las mujeres a ser parte de la población activa. En México la proporción de mujeres empleadas llega a 39% entre las que han cursado la enseñanza primaria, y a 48% entre las que tienen estudios secundarios.
  • La educación da a las mujeres más autonomía sobre en qué momento tener su primer hijo. En África Subsahariana y Asia Meridional la maternidad precoz de las adolescentes disminuiría un 59%, de 3,4 millones a 1,4 millones si todas las mujeres hubieran cursado la educación secundaria.
  • La educación puede infundir mayor confianza a las mujeres y mejorar la opinión de su libertad. En Sierra Leona un año adicional de escolarización redunda en una disminución de la tolerancia de las mujeres a la violencia doméstica de un 36% a un 26%.
  • La educación influye en las decisiones de las mujeres respecto del tamaño de la familia. En Pakistán un 30% de las mujeres sin estudios opina que pueden decidir sobre el número de hijos. Entre las mujeres que han cursado primaria la proporción aumenta hasta el 52%. Entre las que cursaron secundaria crece a 63%.
  • La educación favorece un aumento de la conciencia y la preocupación ambiental. Los alumnos con puntuaciones más altas en Ciencias del Medio Ambiente en los 57 países de la encuesta de 2006 de PISA también tenían más conocimientos sobre cuestiones ambientales más complejas.
  • La educación potencia el compromiso de los ciudadanos. Las personas con un mayor nivel de educación tienden a preocuparse más por el medioambiente y participan más en el activismo que promueve y apoya las decisiones políticas que lo protegen.
  • La educación refuerza la toma de decisiones incluyente, participativa y representativa. Según encuestas de opinión en 36 países de África, Asia y América Latina, la educación guarda relación con una mayor participación en las votaciones.
  • La educación es vital para la tolerancia de la diversidad. En América Latina las probabilidades de que las personas que habían terminado la enseñanza secundaria se mostraron intolerantes ante personas de otras razas eran menores (un 47%) que en el caso de las personas que solo tenían educación primaria.
  • La educación ayuda a que disminuya la corrupción política. En Brasil el 53% de los votantes sin estudios declaró que apoyaría a un político corrupto que fuera competente. Solo el 25% de los encuestados tenían por lo menos alguna educación superior.
  • La educación es imprescindible para que funcione el sistema de justicia. En Sierra Leona, muchas personas escasamente instruidas no pueden utilizar el sistema de tribunales formales porque estos emplean el inglés en los procedimientos judiciales.

Los puntos anteriores muestran que la educación tiene un efecto multidimensional en el mejoramiento de la calidad de vida de los países.

CRECIMIENTO ECONÓMICO + DESARROLLO

Aunque el crecimiento económico resulta vital para llegar al desarrollo, ambos conceptos no son lo mismo.

Crecimiento económico se refiere básicamente a un aumento en el ingreso nacional real. El desarrollo, en tanto, consiste en mejorar la calidad y el nivel de vida de las personas. Es decir, implica beneficiarse de las ventajas del crecimiento económico.

Para la ONU, el desarrollo humano “consiste en ampliar la riqueza de la vida humana, más que ampliar la riqueza de la economía en la que viven los seres humanos. Es un enfoque que se centra en las personas y sus oportunidades”. En la actualidad, entre los parámetros más clásicos para evaluar el desarrollo humano está el índice de cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible cuyos 17 puntos explícitos son Fin de la pobreza, Hambre cero, Salud y bienestar, Educación de calidad, Igualdad de género, Agua limpia y saneamiento, Energía asequible y no contaminante, Trabajo decente y crecimiento económico, Industria, innovación e infraestructura, Reducción de la desigualdades, Ciudades y comunidades sostenibles, Producción y consumo responsables, Acción por el clima, Vida submarina, Vida de ecosistemas terrestres, Paz, justicia e instituciones sólidas y Alianzas para los objetivos.

En el análisis al texto El desarrollo sostenible comienza por la educación establecimos que la educación puede incidir directamente en temas como los salarios, pobreza trabajo, higiene y salud, alimentación, género y empoderamiento femenino, confianza en las instituciones, medioambiente, ciudadanía y civilidad, tolerancia, resolución de conflictos, lucha contra la corrupción y confianza en los sistemas de justicia.

Es decir:

La educación es la clave para acercarnos a la mayoría de los puntos explícitamente mencionados en los ODS.

En resumen, la educación es el verdadero motor para el desarrollo integral de los países. Como lo señala la ONU, es el fundamento básico para la construcción de cualquier sociedad. Es la inversión única que los países pueden realizar para construir sociedades equitativas, saludables y prósperas, mucho más allá de los indicadores económicos. Es la mejor manera de que los beneficios materiales se conviertan en ventajas tangibles para todos y todas.

¿Te gustaría cambiar el mundo a través de la educación? ¡Hagámoslo juntos!

FUENTES

Ingresa con tu usuario/contraseña

¿Cómo llegar?

Déjanos un mensaje