¿Hay valores fundamentales para educar en el siglo XXI?

  8 de enero de 2017

Un maestra apoyando a su alumna con una lección en el iPad

   Compartir

   Compartir

  Para Coaches, Innovación

Por: Laura Sainz

Knotion, México, enero 2018.- El año pasado hablábamos sobre las 7 competencias que necesitan los docentes del siglo XXI para desempeñar mejor su profesión, si bien estas habilidades son muy destacadas en el proceso de transmisión del conocimiento, también lo son los valores implícitos en dicha dinámica, dado que estos complementan el aprendizaje de los alumnos.

De acuerdo a un artículo escrito por el blogger y pedagogo Salvador Rodríguez Ojaos, “la educación competencial supera el concepto de instrucción incorporando también la formación del carácter”, es decir, busca que los alumnos cuenten con las herramientas, éticas y de conocimiento para crear nuevas soluciones que transformen, de manera positiva, su realidad.

Así mismo, el filósofo y estudiosos de la inteligencia aplicada a la creatividad, José Antonio Marina, defiende la idea de una educación que consiste en instruir, sí, pero también en formar el carácter, y sostiene que “toda educación es para la acción y esta acción debe ser creadora.”

En su libro El cerebro infantil: la gran oportunidad, proyecta que uno de los dos grandes objetivos de la nueva frontera educativa, es el de “formar una inteligencia generadora de buenas ideas y buenas emociones” y que la función del educador es “ayudar a que el niño construya una maquinaria generadora y maquinaria ejecutiva, ponerle en buena forma creadora... de su propia personalidad. Y luego, retirarnos y empujarla a inventar su vida.”

Rodríguez Ojaos propone que la escuela -institución encargada de la formación académica de los alumnos-, y sus docentes, promuevan valores esenciales para acercarse a los estudiantes y al mismo tiempo brindarles las aptitudes ya imprescindibles en el siglo XXI.

A continuación explicamos algunos de los más destacados:

1. Flexibilidad: Dijo el biólogo Charles Darwin: “No es la más fuerte de las especies la que sobrevive y tampoco la más inteligente. Sobrevive aquella que más se adapta al cambio”. La flexibilidad tiene que ver con la habilidad de perder miedo a las situaciones de transformación, con asimilar los cambios, estar conscientes que en el tema educativo todo es continuo, se aprende mientras se vive.

2. Curiosidad: Salvador Rodríguez propone que “las ganas de conocer lo que nos rodea es el motor del aprendizaje”, la sed de investigar, de descubrir y de dar respuesta a nuestras dudas es lo que nos moviliza, y en este caso, vale la pena alimentarla en clases.

3. Autonomía: Del griego auto, "uno mismo" y nomos, “norma”, autonomía se refiere a la capacidad para darse reglas a uno mismo o tomar decisiones sin intervención, influencia ni dependencia de nadie externo. Esto también se aplica a las ideas, y por supuesto, al desarrollo de una persona en el mundo real.

4. Emprendimiento:  Esto significa ser pionero en algo, es la actitud y aptitud que asume una persona para iniciar un nuevo proyecto a través de ideas y oportunidades, actualmente se relaciona mucho con la creación de empresas, nuevos productos o innovación, sin embargo, también se aplica a los proyectos sociales que buscan solucionar una problemática en la comunidad.

5. Creatividad: El escritor, investigador, asesor y orador sobre temas educativos, Ken Robinson, sostiene que “la creatividad se aprende igual que se aprende a leer”, es decir que la figura personificada por el docente dentro de este proceso determina, en gran parte, que los alumnos potencien su talento y encuentren la inspiración para solucionar las situaciones ante las que se enfrenten.

6. Tolerancia: El poeta estadounidense Walt Whitman sostenía: “cuando conozco a alguien no me importa si es blanco, negro, judío o musulmán. Me basta con saber que es un ser humano”. Esta virtud es la base de las relaciones sociales en general y la diversidad dentro de un grupo de alumnos, es esencial para desarrollar y enriquecer sus propias ideas a partir de las diferencias.

7. Entusiasmo: ¿Cómo se construyen los más grandes proyectos si no con entusiasmo? Walter Chrysler, pionero estadounidense en la industria automotriz, aseguraba que el verdadero secreto del éxito radicaba en el entusiasmo, y verdaderamente esta cualidad nos moviliza hacia el esfuerzo y sin el cual no podríamos conseguir aquello que nos hemos propuesto.

La misión del ecosistema Knotion es llevar el aprendizaje a un nuevo nivel de conciencia y así cambiar el mundo transformando la forma en que aprendemos. A través de cada reto, se le brindan las herramientas al coach para empoderar a los estudiantes y guiarlos a una toma de decisiones más sabias, para que de esta manera puedan crear un impacto positivo a través de sus acciones.

Ingresa con tu usuario/contraseña

¿Cómo llegar?

¿Alguna Duda? ¡Escríbenos!

Chat en línea de 9 a 17:30 hrs.

Déjanos un mensaje