¿Cómo despertar en los niños la pasión por aprender?

  18 de Octubre del 2018

Imagen de ¿Cómo despertar en los niños la pasión por aprender?

   Compartir

   Compartir

  Para Coaches

“La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad.”

Aristóteles

Por: Alejandro Peregrino

Septiembre de 2018


La educación es uno de los pilares en la formación de nuestros hijos. Para que un niño reciba la educación que merece influyen muchos factores, que van desde su hogar hasta las aulas de clase en donde pasa más la mitad del día.

Cada niño tiene características, habilidades y cualidades únicas que construyen su identidad y personalidad. En este sentido, para un padre o coach es vital saber qué, cómo y cuánto enseñar a cada niño según sus aptitudes y actitudes.

La especialista Belén Frontela afirma que un tema fundamental es despertar de manera adecuada en los niños el interés por el aprendizaje. Para ello hay que tener claros dos aspectos fundamentales: que el interés de los niños no es, en la mayoría de los casos, algo innato o automático, sino adquirido y es aquí donde la motivación juega un papel fundamental; y que después de la motivación hay que buscar la manera de hacer que a nuestros niños les emocione el hecho de aprender cosas nuevas.

Si se cumplen estas dos condiciones, es casi seguro que cualquier niño tendrá interés por aprender.


No solo en la escuela


Tenemos la idea de que el interés por aprender será beneficioso para nuestros niños únicamente en su escuela. Eso es erróneo. Si bien es vital que el interés por el aprendizaje se manifieste en las aulas, en donde el profesor tiene un papel fundamental, también fuera de la escuela se aprende. Y es aquí donde los papás deben pensar cómo motivar su aprendizaje.

En su artículo sobre la educación en los niños, Jimena Ocampo recomienda numerosas actividades para que ellos aprendan a aprender en otros ambientes. Entre otras, se pueden realizar visitas interactivas a museos, exposiciones o ferias de la ciencia, que ciertamente ayudarán en su aprendizaje y su cultura.

Por otra parte, para un niño es indispensable seguir el ejemplo de sus papás, tomando en cuenta que está en etapa de formación. Si un niño disfruta de las actividades de sus papás, como una visita al museo, preguntará y querrá saber más sobre una pintura un escultor o la historia del museo.

También es importante que como papás busquen actividades del completo interés de sus hijos. Lo primero es hacer actividades culturales variadas, con el fin de encontrar las que realmente disfrute cada niño según sus actitudes e intereses. Es un hecho que los niños se desempeñan mejor en las actividades que lo haga sentir más cómodo, y eso a la larga permitirá que tanto ellos como los padres descubran sus pasiones e intereses comunes.

Para fomentar el interés de los niños por adquirir conocimientos nuevos y frescos es vital proponerles actividades extraescolares de manera que aprovechen su tiempo libre al máximo. Entre estas actividades pueden estar:




El rol del coach


Ocampo Lozano nos recuerda algo fundamental: mientras se divierten los niños también aprenden. Para que tengan interés por algo deben tener tiempo para experimentar, probar y decidir. Lo idea es darles la posibilidad de que tengan tiempo para ellos, más allá de hacer deberes y estudiar. Y para lograrlo, resulta clave el rol del coach.

Una buena guía en el salón de clases también puede despertar en los niños la emoción y motivación por aprender. Para ello, lo primero es que los menores detecten que a sus coaches les apasiona enseñar los temas. También es ideal que los niños sientan que para sus coaches las calificaciones no son lo más importante, sino el hecho de que sus alumnos aprendan y comprendan los contenidos que se les enseña.

En un estudio sobre el papel de los profesores en la educación infantil, Belén Frontela afirma que el coach no solo debe asumir el papel de emisor de información, sino de actuar como un guía en la formación de niños y jóvenes para la correcta aprehensión de conocimientos. El maestro tiene que cumplir con un perfil que demuestre que es apto para enseñar conocimientos a sus alumnos, y sobre todo a niños, que están en la etapa más importante de su formación académica.


Para Frontela, los puntos que debe cumplir un buen profesor son:


  •  Madurez y estabilidad emocional. Un maestro tiene que trabajar constantemente con su inteligencia emocional para que el desarrollo de los niños en la escuela sea óptimo.

  •  Comportamiento empático. Es importante que el coach pueda interactuar de manera correcta con sus alumnos, ya que es un factor clave para generar un ambiente de confianza y respeto.

  •  Ser mediador de conflictos. De la mano con el punto anterior, al generar un ambiente de confianza con sus estudiantes el coach será capaz dar soluciones a problemas de los niños dentro y hasta fuera del aula.

  •  Poseer una formación psicopedagógica. Un profesor no solamente debe saber mucho sobre un tema, sino también transmitir estos conocimientos de manera efectiva en el salón de clases.


Sin duda, un niño en un entorno académico necesita que las dos partes de su formación (papás y profesores) estén en sincronía y con el compromiso de buscar que el menor tenga una correcta formación. Como padres de familia y maestros debemos conocer las capacidades, cualidades y puntos a mejorar de sus niños. Cuando los pequeños se encuentran cómodos en su ambiente familiar y en su ambiente escolar, tienen la confianza y la motivación por aprender más y buscar nuevos y mejores conocimientos.


Fuentes:


Ingresa con tu usuario/contraseña

¿Cómo llegar?

¿Alguna Duda? ¡Escríbenos!

Chat en línea de 9 a 17:30 hrs.

Déjanos un mensaje