¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a poner atención?

  Enero del 2019

   Compartir

   Compartir

  Para Papás

“Cuando concentras cualquier forma de energía, incluida la energía mental, adquieres poder”.

Stephan Bodian, Psicoterapeuta y experto en meditación



Por Alejandro Peregrino

Enero 2019


Muchas veces intentamos que nuestros hijos respondan positivamente a nuestras indicaciones, que no solo nos escuchen sino también sigan con atención lo que les pedimos. Sabemos que no siempre lo logramos, y en ocasiones no sabemos qué hacer para atraer su atención y lograr su colaboración.

Aunque no lo sepamos, los coaches frecuentemente tienen el mismo problema y por ello la responsabilidad de ayudar a nuestros pequeños a poner mejor atención a las cosas es tarea conjunta de papás y profesores.

La concentración de los niños en el aula es un factor fundamental para el buen aprovechamiento de los conocimientos impartidos por los coaches. Sin detenernos a analizar en mayor profundidad su significado, podemos definir “atención” como el proceso por el cual somos capaces de dirigir y direccionar los recursos mentales de nuestro cerebro para aspectos determinados. Se trata de un proceso complejo para nuestro cerebro y que depende de muchos factores, principalmente de saber en qué debemos de centrar nuestra atención total y en qué otras cosas podemos dejar la mente abierta a distracciones sin tener consecuencias.

La atención voluntaria es la que decidimos por nuestra propia cuenta después de hacer juicios de valor sobre las cosas o acciones que elaboramos día a día. En tanto, la atención involuntaria o pasiva es la que atrae a los niños y jóvenes sin ser conscientes, y podemos describirla como estímulos al cerebro: colores, tonos, sonidos, actividades...

Si nos centramos en los alcances de la atención voluntaria las preguntas pertinentes son: ¿cómo podemos ayudar a captar de mejor manera la atención de los niños? ¿Cómo podemos ayudarlos a que tengan una correcta atención en las actividades que realizan a diario? Camila Londoño, periodista especializada en temas de Educación, y Jimena Ocampo Lozano, psicopedagoga, nos entregan los siguientes tips:

  • Ser directo. Procurar que las cosas que decimos sean claras y concisas y llamar a nuestro pequeño por su nombre permitirá captar toda su atención. Solo a partir de ese momento podemos ya darle las indicaciones pertinentes.

  • Invitar al diálogo. Motivarlo a que participe en el diálogo para que se mantenga activo y retenga mejor la información.

  • Diseñar tareas con temáticas interesantes. Presentarle tareas y actividades que le resulten atractivas. Es importante tener en cuenta sus gustos y preferencias a la hora de querer impulsarlo a elaborar actividades.

  • Evitar la pasividad. Procurar que las actividades que les demos sean activas y no pasivas: esto motivará su sentido de la atención y mantenerse alerta.

  • Cuidado físico. Una buena dieta y el cuidado físico general asienta la base sobre la que se sostendrá la capacidad de atención.

  • Respiración consciente. Controlar la respiración y el equilibrio del cuerpo permitirá oxigenar el cerebro y activar mejor los mecanismos de percepción.

  • Resolver ejercicios abstractos. Es posible enfrentarse a ejercicios que potencien la capacidad de abstracción y foco. Con la resolución de problemas mentales de dificultad creciente (puzzles, acertijos, ejercicios matemáticos) se le puede dar al cerebro más herramientas para aumentar la atención voluntaria.


Las clases en la escuela, las indicaciones de los papás o la atención cuando se camina en la calle son aspectos que necesitan toda la concentración de un niño, y es importante que sepan direccionarla correctamente.

El nivel de concentración puede variar en medio de un proceso de aprendizaje, pero se trata de una habilidad que no se desarrolla sin entrenamiento. Sin embargo, sus beneficios son innumerables: en el ámbito académico, asientan una base de conocimientos y convierten los temas a tratar en conceptos familiares. En el ámbito laboral, estará vinculada con la consecución de objetivos; y en el ámbito social servirá para fomentar la bidireccionalidad de la comunicación y establecer relaciones sanas.

El mundo actual ofrece diversas herramientas para impulsar el talento y las competencias de los niños y mejorar cómo se desenvuelvan en el futuro. Los sistemas educativos pueden hacer un aporte clave, basados en prácticas simples pero valiosas a la hora de fortalecer su concentración y la atención voluntaria.

Otra serie de acciones muy efectivas que fortalecen la atención y los estados emocionales son las técnicas de Heedfulness. Hablaremos de ellas en una próxima entrega.


Referencias:

Ingresa con tu usuario/contraseña

¿Cómo llegar?

¿Alguna Duda? ¡Escríbenos!

Chat en línea de 9 a 17:30 hrs.

Déjanos un mensaje