Día de las Naciones Unidas: mejorar nuestro mundo es una tarea de todos

  26 de Octubre de 2021

   Compartir

   Compartir

  Para Papás, Tecnología

Por Knotion

El pasado 24 de octubre la Organización de las Naciones Unidas (ONU) cumplió 75 años.

Y lo hizo en un contexto particularmente complejo, generado por la pandemia de COVID-19.

A través de su historia la ONU ha tenido desafíos y aciertos, y aún conserva muchos temas pendientes. Es un hecho, sin embargo, que ha tenido una influencia decisiva —y positiva— en la política mundial.

Casi a diario, en las noticias, en nuestras tablets o en cualquier otro medio de comunicación escuchamos hablar de la ONU. Su presencia en nuestros países occidentales es recurrente, y nuestros gobiernos continuamente la citan para avalar sus propias políticas públicas.

Sin embargo, ¿sabemos realmente a qué se dedica y para qué sirve la ONU?

La historia de la ONU atraviesa los hechos más conocidos de la historia del siglo XX. Surgida tras la Segunda Guerra Mundial, fue concebida como un acuerdo común de toda la humanidad para evitar a las generaciones venideras el desastre de la guerra. Desde entonces, bajo esa égida ha impulsado la descolonización y algunas fórmulas para el desarrollo global, ha promovido la libertad, ha luchado para erradicar enfermedades, el hambre, las dictaduras y las injusticias sociales, ha ayudado a resolver decenas de conflictos, ha salvado miles de vidas mediante la acción humanitaria y ha brindado a millones de niños y niñas la educación que merecen.

Los objetivos de la ONU son varios y ambiciosos, y para lograrlos opera en la práctica como un foro en el que los Estados miembros pueden llegar a acuerdos y resolver problemas en conjunto. Según sus propias palabras, “el mundo necesita un sistema multilateral inclusivo y eficaz, y para conseguirlo debemos pensar a lo grande. Tenemos que redefinir los cimientos y reafirmar los valores fundamentales por los que se rige la acción colectiva”.

Y sin embargo, pese a los avances, el propio organismo reconoce que hay muchos momentos de decepción.

“Nuestro mundo adolece de crecientes desigualdades, pobreza, hambre, conflictos armados, terrorismo, inseguridad, cambio climático y pandemias. Hay personas obligadas a emprender peligrosas travesías en busca de refugio y seguridad, países menos adelantados se están quedando atrás y aún no hemos alcanzado la descolonización completa. Todas estas circunstancias exigen adoptar más medidas, no menos”, dijo en su resolución aprobada por la Asamblea General el pasado 21 de septiembre de 2020.

Ante el tamaño de los desafíos pendientes, en el 2015 la ONU creó los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Sucesores directos de los Objetivos de desarrollo del Milenio (ODM) que nacieron en el 2000, los ODS son una llamada universal a mejorar el mundo en que vivimos a través de acciones en gran y pequeña escala. Lo más importante: todos podemos aportar. Hoy, en el mundo, hay ejemplos de instituciones que alientan esas medidas, y un caso exitoso es el Future of Humanity Institute, grupo de investigación multidisciplinario de la Universidad de Oxford que según su propia definición aporta las herramientas de las matemáticas, la filosofía y las ciencias sociales para abordar cuestiones generales sobre la humanidad y sus perspectivas.

Los ODS son una invitación a convertirnos en agentes de cambio activos, bajo el eje de objetivos claros y entendibles por todos. El mundo en que vivimos sufre hoy numerosos problemas que deben atenderse con urgencia. Para hacerlo la ONU propone la participación conjunta de ciudadanos, comunidades, organizaciones e instituciones.

Nuestra labor, la de todos los educadores, padres y coaches, es dotar a nuestros hijos y alumnos de la conciencia que les permita comprender la necesidad de dejar una huella positiva en el mundo, y entregarles las herramientas necesarias para que puedan hacerlo.

FUENTES:

Ingresa con tu usuario/contraseña

¿Cómo llegar?

Déjanos un mensaje