¿Dejas todo para después? Lee esto

  6 de octubre de 2017

Una mujer tomando una decisión

   Compartir

   Compartir

  Para Ti

Knotion, México, septiembre 2017.- Si tuviéramos que elegir entre los malos hábitos que las exigencias del mundo actual y el alto nivel de estrés nos han regalado, seguramente dejar las cosas para más tarde estaría en la lista de las más fáciles de adquirir, y aunque es un tema actual, siempre ha estado allí.

La confianza en que no necesitamos tanto tiempo como el que nos ofrecen para realizar una tarea, el simple hecho de esperar un momento de inspiración para emprenderla o apenas la falta de voluntad para comenzar una nueva tarea cuando todavía no se ha terminado la anterior, llevan a estudiantes y trabajadores a postergar.

Como resultado de esta acción, a medida que la fecha de entrega se acerca comienza a crecer en la persona asignada a llevarla acabo, un sentimiento de frustración. La idea de que con más tiempo la tarea podría haberse organizado mejor es habitual en estos casos.

Todos hemos incurrido en este hábito más de una vez, sobre todo durante etapas con mucho estrés, ansiedad o tristeza; a esta mala costumbre se le llama procastinar.

“Es difícil no preferir actividades placenteras y recompensas inmediatas, pero si esta práctica se vuelve recurrente ponemos en riesgo el logro de nuestras metas futuras”, compartió Maralyn Servín Coordinadora de Extra Reto del ecosistema Knotion®.

“Procrastinar es posponer, dejar pendientes sin terminar y concentrarse en tareas que representan menor dificultad o son más agradables”, continuó.

Creer que no podrás cumplir con el trabajo, ser perfeccionista y pensar demasiado las cosas son algunos de los hábitos que nos llevan a dejar nuestras tareas de lado. Te compartimos algunos consejos para que procrastinar no sea uno de tus hábitos:

1.- Utiliza la Regla de los Dos Minutos: esta tiene su origen en Getting Things Done es un método de productividad desarrollado por David Allen y dice que si estás planificando una acción que se puede hacer en menos de dos minutos, no la planifiques, la hagas. Puedes extender ese tiempo a 5 o 10 minutos. Si haces de esta regla un hábito, habrá una multitud de tareas que no vas a tener la oportunidad de posponer.

2.- Da un primer paso. Si temes a una tarea por el motivo que sea, plantéate trabajar solo cinco minutos y dejarlo. Cuando empiezas a trabajar el miedo se desvanece y tomas energía para continuar y terminar el trabajo. Deja de pensar y hazlo.

3.- Las rutinas ayudan. Si conviertes la tareas repetitivas y aburridas en rutinas, terminarás haciéndolas sin esfuerzo. Las rutinas son hábitos o costumbres que haces de forma casi inconsciente y simplifican tu vida.

4.- Haz un seguimiento de tu tiempo. Anota en algún sitio qué tareas realizas cada día y cuánto tiempo has dedicado a cada una. Al anotar lo que te lleva creas un compromiso interno que te hace ser más responsable con respecto a cómo lo utilizas.

5.- Aprende a decir no. Muchas de las tareas que pospones son compromisos que te has buscado por no saber decir que no.

Tomar en cuenta estos consejos nos hará cumplir nuestros objetivos de una manera más sencilla. Ponlos en práctica.

Ingresa con tu usuario/contraseña

¿Cómo llegar?

¿Alguna Duda? ¡Escríbenos!

Chat en línea de 9 a 17:30 hrs.

Déjanos un mensaje