¿El éxito está en la personalidad?

  20 de septiembre de 2017

Un hombre mostrando varias de sus fotos

   Compartir

   Compartir

  Para Ti, Para Papás

Knotion, México, septiembre 2017.- Muchas personas hablan de la inteligencia, como si fuera lo único que hace exitoso a alguien. Tener un coeficiente intelectual (IQ) alto es de suma importancia, pero de acuerdo a algunas hallazgos la realidad es que la personalidad pesa más que IQ.

En una investigación publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences, realizaron exámenes de coeficiente intelectual a diferentes personas y estos revelaron que los resultados más altos eran de aquellos quienes además de ser “inteligentes” tienen una personalidad flexible, buena actitud, se adaptan al cambio y cuentan con habilidades sociales.

Las notas escolares y universitarias resultaron ser un tanto más relevantes que los resultados arrojados por tests de inteligencia. Está claro que tu sobresaliente en física y química en la Universidad no guarda una relación directa con tu talento o con tus capacidades intelectuales; pero el estudio concluye que rasgos de la personalidad como la constancia o la inquietud predicen mejor los resultados personales y profesionales que se experimenten en el futuro.

¿Por qué las calificaciones son más significativas al hablar de la inteligencia de una persona? Porque según los expertos, las calificaciones reflejan no solo una buena habilidad mental, sino también (y quizás, sobre todo) habilidades no cognitivas como la perseverancia, la capacidad de relacionarse o los buenos hábitos.

“Es determinante en el desempeño laboral la capacidad de resolver problemas y la manera de relacionarte, alguien que se enfrenta a los retos, mantiene una buena actitud ante las situaciones de estrés y sabe trabajar en equipo es casi un hecho que va a lograr el éxito en el ámbito en el que se desenvuelva”, afirmó Maralyn Servín Coordinadora de Extra Reto del ecosistema Knotion.

Es una buena noticia para los interesados en la introspección y la mejora personal, porque mientras el IQ es mayor medida un valor estable, la personalidad es más moldeable.

Otras investigaciones de Heckman demuestran que es posible enseñar desde pequeños las habilidades y los hábitos que tienen mayor relación con el éxito en la edad adulta. Cometemos un error cuando damos por hecho que nuestro carácter es inflexible; de hecho, la ciencia sugiere que nuestro comportamiento es fácilmente alterable por nuevas circunstancias, miedos o acontecimientos inesperados.

En definitiva, es la hora de dejar de preguntarse si tenemos el cerebro suficiente para ser personas de éxito en nuestra vida profesional -y también en la personal- para empezar a preguntarnos si lo que tenemos rasgos de la personalidad para ello. Y ante todo, por cuánto tiempo: en cualquier momento, si tienes interés, puedes adquirir esas habilidades.

Ingresa con tu usuario/contraseña

¿Cómo llegar?

¿Alguna Duda? ¡Escríbenos!

Chat en línea de 9 a 17:30 hrs.

Déjanos un mensaje