Educar en los ODS, ¡es más urgente que nunca!

  Septiembre del 2020

   Compartir

   Compartir

  Eventos

Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas. Paulo Freire"

Por Knotion

Esta semana se cumplen cinco años desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó formalmente los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que conforman la Agenda 2030. Y hoy, en plena crisis generalizada provocada por la pandemia de COVID-19 que asola al mundo, sabemos que si hubiésemos logrado antes que los ODS pasaran de la teoría a la acción —un desafío que sigue pendiente— pudimos haber evitado gran parte de los problemas que padecemos hoy.

El año 2020 marca un punto de inflexión sobre la implementación de los ODS. Su cumplimiento se hace más necesario que nunca, y constituye hoy un imperativo ético que rige por igual a gobiernos, estados, empresas, corporaciones, estructuras públicas y ciudadanos comunes y corrientes. Desde Knotion, en donde adscribimos desde un origen a los 17 desafíos de la Agenda 2030, sabemos el papel fundamental que juegan las empresas para la consecución de esos objetivos.

Por ello, queremos recordar la importancia de cumplirlos a cabalidad en todas nuestras acciones cotidianas y estratégicas.

El 25 de septiembre del 2015 la ONU enlistó una serie de objetivos globales que en su conjunto buscan transformar el mundo de manera radical para mejorar la vida de todos. Están incluidos en la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible y para muchos participantes se trató, en su momento, de un acuerdo histórico porque abría una nueva era de responsabilidad social y hacía más viable la vieja utopía de un mundo mejor. En términos específicos, entre otras cosas busca erradicar la pobreza, proteger el entorno natural y cultural del planeta y, en síntesis, asegurar la prosperidad de todos.

Pero también hubo voces que alertaron sobre las dificultades de implementar la Agenda. Entre otros problemas se mencionaron intereses contrapuestos de muchos países, la falta de un liderazgo común, y especialmente la dificultad que implicaba obligar, y ya no solo recomendar, a los países a cumplir los acuerdos.

En síntesis, los ODS son una llamada universal a mejorar el mundo en que vivimos a través de acciones en gran y pequeña escala, y a las cuales todos podemos aportar. Y también una invitación a convertirnos en agentes de cambio activos, bajo el eje de objetivos claros y entendibles por todos.

Y sin embargo su cumplimiento cabal aún está pendiente.

La tarea pendiente

Lo dijo el propio Secretario General de las Naciones Unidas, aseguró António Guterres, en el informe anual del cumplimiento de los ODS correspondiente a 2020:

Knotion asume la responsabilidad de generar ese impacto global concientizando a los niños y jóvenes a través de los Global Knotions en los que se agrupan las problemáticas planteadas en los ODS. Los alumnos toman conciencia sobre la importancia de cada una y generan acciones que promueven su solución:

“los esfuerzos mundiales para lograr el cambio que necesitamos han sido hasta la fecha insuficientes, lo que pone en riesgo el compromiso de la Agenda con las generaciones actuales y futuras”.

Y agregó que “ahora, debido a la COVID-19, una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes amenaza vidas y medios de subsistencia, lo que dificulta aún más la consecución de los Objetivos”.

La realidad es innegable. El informe oficial destaca progresos como la mejora de la salud maternoinfantil, la ampliación del acceso a la electricidad y el aumento de la representación de las mujeres en los gobiernos. Pero también advierte que estos avances se han visto contrarrestados en todo el mundo por la creciente inseguridad alimentaria, el deterioro del entorno natural y las desigualdades dominantes.

A lo anterior se debe añadir que en muy poco tiempo la pandemia de COVID-19 desató una crisis sin precedentes, que según la ONU “obstaculiza aún más el progreso de los ODS, lo que afecta en mayor medida a las personas más pobres y vulnerables del mundo”. Con base en los datos y las estimaciones más recientes, este informe anual de situación sobre el progreso en los 17 Objetivos revela que las personas más vulnerables (incluidos niños, ancianos, discapacitados, migrantes y refugiados) son las más gravemente afectadas por la pandemia de COVID-19.

Entre las principales conclusiones del informe están:

  • Casi 71 millones de personas volverán a caer en la extrema pobreza en 2020, lo que supondría el primer aumento de la pobreza mundial desde 1998.

  • El subempleo y desempleo derivados de la crisis implica que aproximadamente 1.600 millones de trabajadores vulnerables —la mitad de la fuerza laboral mundial— podrían verse afectados considerablemente.

  • Los más de 1.000 millones de residentes de barrios marginales de todo el mundo están en grave situación de riesgo por falta de agua, vivienda adecuada, sistemas de gestión de residuos o saturación del transporte públicos.

  • La interrupción de servicios sanitarios y de vacunación, y el limitado acceso a servicios de nutrición y alimentación, podrían ocasionar cientos de miles de fallecimientos entre los niños menores de cinco años y decenas de miles de muertes maternas adicionales en 2020.

  • Los cierres de las escuelas han afectado al 90 % de los estudiantes de todo el mundo (1.570 millones), y han provocado que más de 370 millones de niños no tengan las comidas escolares de las que dependen. Dada la falta de acceso a ordenadores y a Internet en casa, el aprendizaje remoto queda fuera del alcance de muchos.

  • A medida que más familias caen en la extrema pobreza, los niños de las comunidades pobres y desfavorecidas corren un riesgo mayor de verse involucrados en el trabajo infantil, matrimonio infantil o tráfico infantil. (El organismo calcula que es probable que los progresos logrados a nivel mundial en la reducción del trabajo infantil se vean invertidos por primera vez en 20 años).

  • Finalmente, el cambio climático continúa produciéndose a una velocidad mucho mayor de lo previsto. El 2019 fue el segundo año más cálido del que se tenga constancia, y marcó el final de la década más cálida jamás registrada: 2010-2019. La acidificación de los océanos se acelera, la degradación del suelo continúa, hay especies masivas en riesgo de extinción y siguen predominando los patrones insostenibles de consumo y producción.

No son buenas noticias, pero sería una noticia aun peor que los educadores cerráramos los ojos ante la realidad. La tarea que tenemos por delante es más urgente que nunca, y el conocimiento, difusión y adscripción de los ODS —y de los problemas del mundo— se convierte en el primer paso fundamental.

LOS LOGROS DE KNOTION

Knotion establece entre sus lineamientos oficiales que “para todos los efectos, en términos amplios nuestros contenidos se regirán por las directrices emanadas de la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención Sobre los Derechos del Niño y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU”. Y en cuanto a sus prácticas educativas, Knotion ofrece un currículum transdisciplinar alineado a los ODS en el cual todas las materias, aprendizajes esperados y elementos tecnológicos se unen para acercar a los alumnos a la realidad actual.

Estas directrices han generado avances concretos, de los cuales nos sentimos orgullosos y que nos inspiran a renovar nuestro compromiso con la construcción de un mundo mejor. Durante cada ciclo escolar cada grado que atiende Knotion en las instituciones en que opera integra 234 contenidos directamente alineados con los ODS, entre los que destacan los referidos a Paz, justicia e instituciones sólidas(ODS 16), Trabajo decente y crecimiento económico (ODS 8), Ciudades y comunidades sostenibles (ODS 11) y Producción y consumo responsables (ODS 12).

Los avances generados también van de la mano con metas específicas contempladas en los 17 ODS. Entre los logros de Knotion destacan actividades relacionadas a las siguientes:

  • Redoblar los esfuerzos para proteger y salvaguardar el patrimonio cultural y natural del mundo (ODS 11.4);

  • Mejorar, de aquí a 2030, la producción y el consumo eficientes de los recursos mundiales y desvincular el crecimiento económico a la degradación del medio ambiente (ODS 8.4).

  • Promover y aplicar leyes y políticas no discriminatorias en favor del desarrollo sostenible (ODS 16.b).

  • Garantizar la adopción en todos los niveles de decisiones inclusivas, participativas y representativas que respondan a las necesidades (ODS 16.7).

  • Lograr al 2020 la gestión ecológicamente racional de los productos químicos y de todos los desechos, de conformidad con los marcos internacionales convenidos, y reducir significativamente su liberación a la atmósfera, el agua y el suelo a fin de minimizar sus efectos adversos en la salud humana y el medio ambiente (ODS 12.4).

Pero si —pese a los esfuerzos de Knotion y de muchas otras instituciones en todo el mundo— los avances son relativos, ¿por qué insistimos en promover la adscripción sin reparos a los ODS?

Como expertos en educación conocemos bien las ventajas de alentar la conciencia crítica desde temprana edad entre nuestros niños. La conciencia crítica permite a los niños desarrollar la competencia cognitiva para encontrar causas, pruebas o razones que avalen alguna idea; dominar las operaciones inductivas y deductivas propias del pensamiento formal; sustentar racionalmente sus opiniones; evaluar con juicio crítico sus propios puntos de vista o los de los demás; tener más profundidad en el análisis escrito y verbal; descubrir supuestos y valores ocultos en las ideas, teorías y propuestas de reflexión; y hacer una lectura crítica de la realidad que les rodea.

Durante su paso por las instituciones educativas los niños comienzan a construir su autonomía moral y a adquirir la capacidad de pensamiento independiente, basados en valores como la ética y la tolerancia y a través de la práctica de la argumentación y el razonamiento. Educar con conciencia crítica generará niños más libres y auténticos, dotará los colegios de una extraordinaria herramienta pedagógica para fomentar procesos de humanización, y permitirá a las diversas instituciones acercarse aún más al objetivo de formar a los ciudadanos que verdaderamente requiere el siglo XXI.

Hoy, en el 5to aniversario de la Agenda 2030 de la ONU, desde Knotion decimos:

¡educar en los ODS es más urgente que nunca!

Ingresa con tu usuario/contraseña

¿Cómo llegar?

Déjanos un mensaje