Construye con tus hijos viables propósitos de año nuevo

  14 de diciembre de 2017

   Compartir

   Compartir

  Para Papás

Por: Laura Sainz

Knotion, México, diciembre 2017.- Propósitos de año nuevo, ¡qué motivador suena eso! Tantas metas por cumplir, muchos objetivos personales y profesionales por alcanzar, toda esa energía e inspiración canalizada y concentrada en una lista de cosas por hacer, pero ¿realmente los cumples?

La palabra “propósito” proviene del latín propositum y se define como la intención o el ánimo de hacer o dejar de hacer algo, tradicionalmente comenzamos cada año con varios en mente, sin embargo, ¿cuántos de ellos realmente logramos? Un estudio de la unidad de Psicología de la Universidad de Scranton, Estados Unidos, identificó los 10 propósitos más comunes (Perder peso, ser organizado, gastar menos, disfrutar la vida, entre otros) y arrojó que sólo el 8 por ciento de los 200 sujetos observados tienen éxito en el logro de las metas que se fijaron.

En un artículo para el periódico Excélsior, el especialista en Salud Mental de la Universidad de Guadalajara, Dr. José de Jesús Gutiérrez Rodríguez consideró que “las personas no logran sus propósitos de año nuevo porque se fijan metas inalcanzables o no las planean”, asegura que la mayor parte de las veces nos formulamos buenos deseos en lugar de propósitos, “pero no están sistematizados, no se definen las metas a corto, mediano y largo plazo, y no precisan las estrategias o acciones a seguir para cumplirlos”.

Para evitar lo anterior, es necesario formular proyectos anuales con visión a cumplirse, ayudar a los niños y adolescentes con los suyos o construir objetivos conjuntos como familia. A continuación desglosamos algunas recomendaciones emitidas por la Revista Forbes México que les ayudarán a lograrlos de manera práctica.

  • Sean realistas.- Uno de los motivos del por qué no se logran los propósitos de año nuevo es que no son ambiciones apegadas a la realidad, las metas deben ser alcanzables con los recursos que cuentan, un ejemplo para los niños puede ser: cuidar del medio ambiente, es decir, reciclar la basura, cerrar el grifo para ahorrar agua, apagar la luz cada vez que salga de una habitación, respetar la naturaleza.
  • Proyecten con objetividad.- A la hora de formular y redactar la acción que se pretende llevar a cabo, visualicen algo concreto, claro y sincero, como ayudar con ciertas tareas de la casa, comerse toda la comida que le sirvan en el plato u obedecer a sus mayores.
  • Practiquen la disciplina.- La disciplina es la capacidad de actuar ordenada y perseverantemente para conseguir un bien, requiere de un orden y lineamientos para lograr los objetivos deseados; el trazar una rutina, les hará más viable el alcanzar cualquier finalidad. Un propósito de disciplina puede ser ver programas y jugar videojuegos un máximo de dos horas al día, leer un poco antes de dormir o pasear al perro todos las tardes.
  • Elaboren un plan.- Para llegar del punto A al punto B se debe marcar un camino claro, Gutiérrez Rodríguez explica que “si no se sistematiza adecuadamente y no se planifica el cómo se van a lograr esos objetivos, resulta que a la primera caída se abandonan”. Proyecten las tareas a realizar para llegar a la meta, bájenlas en papel, diseñen los posibles escenarios y recuerden que siempre hay un margen de error. Si se pretende mejorar la escritura en determinado tiempo o elevar las calificaciones del próximo periodo, planteen la ruta específica para ello.
  • Hagan tareas diarias y sean pacientes.- El orador motivacional y autor de desarrollo personal Brian Tracy forjó una frase que lo refleja muy bien: “Si lo que estás haciendo no te acerca a tus metas, significa que tus acciones te están alejando de ellas”. Analicen sus hábitos diarios, eso les dará claridad a la hora de concebir nuevos objetivos y recuerden el dicho de Benjamín Franklin, “el que puede tener paciencia puede tener lo que quiera”.

Ingresa con tu usuario/contraseña

¿Cómo llegar?

¿Alguna Duda? ¡Escríbenos!

Chat en línea de 9 a 17:30 hrs.

Déjanos un mensaje