Aprender más y mejor: el positivo impacto de la multimedia en la educación

  Octubre 2021

   Compartir

   Compartir

  Para Papás, Tecnología

Por Knotion

La historia es real y la exhibe la UNESCO en su página oficial.

A Samantha le gusta aprender vía Zoom y conectarse con otras niñas. “Quiero saber más sobre el coronavirus”, declara ella.

A sus nueve años, y en un entorno en el que la educación de más de 1.500 millones de niños y adolescentes en el mundo se vio afectada por el cierre de escuelas vinculado al COVID-19, Samantha fue seleccionada desde Lima para participar en el programa científico del 2020 organizado por la Mini Academia de Ciencias y Tecnología o MaCTec avalada por la UNESCO.

“Mi madre me dice siempre que es importante no creer todo lo que oímos y preguntar para descubrir la verdad”, dice.

La mención a esos 1.500 millones de niños sin educación no es gratuita. Las comunidades educativas constituyen grupos inmersos en un entorno determinado, que interactúan entre sí y también con ese entorno en constante cambio e interacción (según la biología, la definición clásica de ecosistema). Las comunidades educativas, por su naturaleza, no se pueden abstraer de su entorno.

Y sin embargo, las experiencias son distintas. La diferencia Samantha y esos niños que se quedaron sin clases es principalmente una:

la posibilidad o imposibilidad de acceder a herramientas digitales.

La situación de Samantha no sólo la benefició a ella. Según la propia UNESCO, a la vez que se refuerzan las clases a distancia se ha incitado a que padres y hermanos de los alumnos participen en las experiencias y en los cursos mediante Zoom, con el fin de fortalecer sus propias competencias digitales. Se trata de un beneficio colectivo que surge desde un caso particular.

En caso de Samantha es paradigmático: su talento es su primera puerta. La multimedia es el camino para explotar ese talento.

¿Qué es la multimedia?

Al hablar de multimedia nos referimos a la utilización de uno o varios medios, contenidos y herramientas disponibles en plataformas digitales. A veces puede tener otros nombres: educación digital, tecnologías de la información y la comunicación (TIC’s), Educación 3.0…

En cuanto a los medios, contenidos y herramientas es posible nombrar textos, imágenes, sonidos, videos o animaciones. Todos ellos pueden ser interactivos, es decir, requerir de la participación directa de un alumno o espectador.

Las ventajas de este modelo son evidentes.

Una de las principales es que permite la concentración de una gran cantidad de recursos distintos y mucha información desde cualquier lugar y en cualquier momento.

Una segunda ventaja es su aplicabilidad. La cantidad de alternativas disponibles permite que puedan utilizarse en áreas como los negocios, el entretenimiento, el arte, la ingeniería, la medicina, las matemáticas, la investigación…

Y por supuesto, la educación.

De esta manera, en teoría un alumno puede tener acceso casi automático al contenido más especializado, similar al que podrían estar usando en ese mismo momento los mejores físicos, artistas o arquitectos.

Y hay también una tercera ventaja, que parece fundamental: el interés que todos estos materiales generan en los alumnos. Resultados probados del aprendizaje a través de herramientas multimedia son niños y adolescentes con mayor motivación, iniciativa, capacidad de comunicación y cooperación, entre muchas otras características positivas. A la hora de enumerar más específicamente esas ventajas de dichos modelos, en su texto “La importancia del contenido multimedia en educación” el autor Fernando Galván expone las siguientes:

  • Son intuitivos;
  • permiten el acceso al L.M.S en cualquier momento y en cualquier lugar;
  • son más fáciles de transportar que los libros de texto;
  • son muy útiles captando la atención de los alumnos;
  • son compatibles con diversas aplicaciones útiles en el aula.

“¡Ha sido muy padre! Y aprendemos como si estuviéramos jugando” señala Alondra, alumna del colegio Inglés-Americano y usuaria regular de Knotion. Un buen ejemplo de lo que provoca este modelo en los alumnos.

LA IMPORTANCIA DE LA MOTIVACIÓN

El punto anterior es la base para entender por qué la educación multimedia —y la motivación que genera en los alumnos— es la clave para un buen modelo de enseñanza.

En su trabajo “Importancia de la motivación en el proceso educativo de enseñanza – aprendizaje”, la autora Marta Ramos Pallarés, de la Universitat Jaume I de la ciudad española de Castellón, cita a cinco expertos distintos que resaltan la radical relevancia de la motivación.

Según comenta en la investigación, “expertos como Dörney han demostrado que los alumnos con alta motivación aprenden mejor y más rápidamente, y ejecutan las actividades asignadas con mayor eficiencia.

“Por otro lado —agrega— Pintrich y Schunk añaden que aquellos/as alumnos/as altamente motivados muestran interés en las actividades, sienten una autoeficacia alta, se esfuerzan para ser exitosos en el aprendizaje, persisten en las actividades y, normalmente, utilizan estrategias eficaces de aprendizaje”.

Finalmente, señala, “Carver y Scheier también están de acuerdo en que los alumnos con una intención más alta de aprender, serán aquellos que aumentarán las posibilidades de búsqueda de soluciones y alternativas para hacer frente a las dificultades y los problemas que acarree la tarea. Y como efecto contrario, aquellos que tengan una predisposición menor a aprender, tendrán mayores posibilidades de utilizar estrategias de evitación para no implicarse en la labor”.

Similar opinión expresa Laura Abellán Roselló en su estudio “Motivación escolar y aprendizaje en la Educación Secundaria Obligatoria” avalado por la Universidad de Moa:

“La motivación, definida y concretada a través de la intención de aprender, tiene un efecto sobre la implicación del alumno en su proceso de aprendizaje: mucha implicación implica afrontamiento activo; poca o nula implicación implica afrontamiento pasivo. (…)

“El afrontamiento pasivo conduce al fracaso escolar, mientras que el afrontamiento activo es garantía de buenos resultados y de una mayor satisfacción, tanto del proceso seguido como de los resultados alcanzados”, agrega.

Según la UNESCO, “la tecnología puede facilitar el acceso universal a la educación, reducir las diferencias en el aprendizaje, apoyar el desarrollo de los docentes, mejorar la calidad y la pertinencia del aprendizaje, reforzar la integración y perfeccionar la gestión y administración de la educación”. Como Samantha y Alondra, hoy miles de niños en el mundo aprenden más y mejor gracia a la educación multimedia.

De nosotros, padres y educadores, dependerá otorgar a nuestras nuevas generaciones la posibilidad de disfrutar de la adquisición del conocimiento que los convertirá en mejores seres humanos.

FUENTES:

Ingresa con tu usuario/contraseña

¿Cómo llegar?

Déjanos un mensaje